EL GLORIOSO PASO DE LOS DTS CHILENOS EN LA UC

Con la llegada de Nico Núñez a la UC es inevitable rememorar el exitoso paso de DTs chilenos en la banca cruzada.

Desde Fernando Rivera Gimó hasta Mario Salas, pasando por el Gran Ignacio Prieto, Juvenal Olmos o Jorge Pellicer. Una vida completa ligan a los entrenadores nacionales con la banca de la Unversidad Católica. Y vaya que han marcado a fuego en la historia grande la UC los DTs chilenos.

En espaciocruzado.com quisimos repasar brevemente esa historia, esperando que el camino de Nicolás Núñez sea igual de glorioso en el equipo más lindo de todos.

El primer “Nico Núñez”: Fernando Rivera Gimó

Fernando Rivera Gimó podría decirse que fue el “Primer Nico Núñez” de la historia cruzada. Como jugador se mantuvo entre 1939 a 1949 en los cruzados, aunque no participó del primer título cruzado.

Ya como entrenador logró la ansiada estrella en 1966 (con cuatro puntos sobre Colo Colo), comandando a un plantel lleno de figuras de la talla de Leopoldo Vallejos, Washington Villarroel, Ignacio Prieto, Luis y Fernando Carvallo, Alberto Fouillioux, Néstor Isella, el “Tanque”, Armando Tobar.

Recuperando la identidad: don Ignacio Prieto

Hoy es parte de una tribuna en San Carlos de Apoquindo, por lo que don Ignacio Prieto es parte fundamental de la historia de la UC. Como jugador fue campeón en 1966 y además fue tricampeón uruguayo y campeón de la Libertadores con Nacional, en una época donde el fútbol charrúa mandaba a nivel mundial.

Ya con el buzo de la UC, don Ignacio Prieto retomó la identidad y…los títulos. Los cruzados venían de más de diez años de sequía, y de la mano de “don Nacho” la UC logró salir campeón en 1984 y 1987.

Este último fue un título inédito en la historia del fútbol nacional, ya que Católica se consagró sólo con jugadores chilenos y en su mayoría canteranos, tales como: Andrés Romero, Raimundo Tupper, Patricio Mardones, Juvenal Olmos, Mario Lepe, Luka Tudor, Rodrigo Astudillo, Luis Pérez.

Fernando Carvallo y la revancha del “Beto”

10 años sin títulos, diez años de sequía. Ni con el Pipo, ni con Charly Vásquez, ni con el Beto. El 94′ la UC rozó la gloria, pero el famoso offside de Marcelo Salas privó a Católica de una nueva estrella.

Tras un paso exitoso por Asia y Portugal, el Beto Acosta decidió volver para sanar una herida: salir campeón. Una Católica comandada por Fernando Carvallo, de la casa, armó un plantelazo para pelear y consagagrarse.

3-0 en la final del Apertura 1997, categórico, es el registro de esa definición en el Nacional, y en donde los cruzados se proclamaron los mejores. ¿El equipo? lleno de cracks: Nelson Tapia, Nelson Parraguez, Ricardo Lunari, Mario Lepe, Caté, David Bisconti (goleador del Torneo con 15 goles), entre otros.

JUVENAL Y EL PRIMER TÍTULO EN CASA

Ya para 2002 la UC al fin podría disputar partidos de definición en casa, en San Carlos de Apoquindo (clásico, eso sí, aún no). En la final de vuelta la UC goleó 4-0 a Rangers con una Fortaleza repleta.

Fue así como Juvenal Olmos tomó un equipo que venía a los tumbos y volvió a impregnar la identidad cruzada. Así, los canteranos y jovenes volvieron a tomar protagonismo, pero, mezclados con jugadores experimentados.

De esta manera aparecieron nombres como Cristian Álvarez, Nicolás Núñez, Jorge Acuña, Milovan Mirosevic, Patricio Ormazábal, Jean Beausejour, los que se complentaron con fuguras como el “Gringo” Jonnhy Walker, el paraguayo Campos, Arturo Norambuena, Migiuel “Cheíto” Ramírez, Pablo Lencia, entre otros.

PELLICER, LA MAGIA DE CONCA Y EL POLO GOLEADOR

Tras un pésimo 2003 con Óscar Garré, en 2004 asume Jorge Pellicer, quien se encontraba en las inferiores del club. Y si bien el 2004 la UC no logró títulos, sí sirvió para formar los cimientos de lo que vendría el 2005.

Y lo que vino fue plantel inolvidable que alcanzó semifinales de Copa Sudamericana, haciendo un partidazo ante Boca Juniors en La Bombonera. Ese año, además, el Tati logró el récord de imabitibilidad: 15 partidos y 1.352 minutos sin recibir un gol.

A nivel local, Buljubasich, Darío Conca, Nico Núñez, Eduardo Rubio, el Polo Quinteros y compañía seguían ganando y mostrando un estilo ofensivo, atractivo y efectivo. El Clausura se logró ganándole ni más ni menos que al clásico rival, la U de Marcelo Salas a estadio lleno en una definición inolvidable.

El Comandante y un bicampeonato histórico

Mario Salas prometía revolucionar a la UC y…lo logró con creces. Tras consolidarse en Barnechea, Huachipato (jugó torneos internacionales) y en La Roja Sub 20 (cuartos de final en Turquía 2013), finalmente Cruzados confió en él.

Fue así como el “Comandante” arribó a la UC en 2015 con muchas expectivas y siendo uno de los mejores DTs chilenos por esos años. Ese año estuvo cerca de la Gloria, pero fueron años oscuros, donde la UC peleaba hasta el final, pero no alcanzaba. Hasta que el 2016 se rompió la maldición con la “11 de la Gente”.

La vuelta del Nico Castillo fue fundamental para dotar de gol al equipo, y de hecho fue el goleador de aquel Clausura. Apareció el Memo Maripán, Cristian Álvarez era el referente, Germán Lanaro mostraba su categoría; un mediocampo muy joven con Diego Rojas, Jaime Carreño, Carlos Lobos, Carlos Espinosa, César Fuentes; y un ataque sólido, con el “Chapita” que volvía cuestionado de su paso por Colo Colo, y las alaternativas en el centro del ataque con Nico Castillo, David Llanos y el Pájaro Gutiérrez.

Para el Clausura se mantuvo la base del equipo, pero hubo refuerzos clave: el retorno del “Poncho” Parot que venía de Huachipato, la llegada de Diego Buonanotte, el paso de Enzo Kalinski, el regreso del “Milo”, tras su estadía en U. Española y el desequilibrio del Tito Noir.

Católica fue sólido campeón, goleando el última fecha al único perseguidor: Iquique. Fue goleada 6-2 en Cavancha y un bicampeonato que los cruzados fetejamos con todo. Fue un año donde además Nico Castillo se consolidó como bigoleador y bicampeón de Amérca.

2023 – ¿Cómo será la era Núñez?…

Start a Conversation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *